Considero que, tanto la limpieza del aula de danza como el orden son cruciales en el día a día. Pero si hablamos de espacios donde hay niños que utilizan fundamentalmente el suelo, entonces, todavía hay que hacer mayor hincapié en ella.

Aunque existan zonas de mayor relevancia, en una escuela la higiene es fundamental. Es cierto, que no se utilizan por igual todas las instalaciones. Por ejemplo, la recepción, es para el alumnado un mero acceso a los vestuarios o al aula de Danza. Los más pequeños prácticamente nunca se duchan en los centros. Incluso ni los vestuarios, lugar de tránsito diario, son utilizados por todos, pues algunos alumnos traen puesto ya su uniforme de danza desde casa.

Un lugar indiscutible donde todo el mundo extrema la higiene es el baño y por supuesto, deben estar impecables. Quiero matizar, sin quitarle ni un ápice de importancia, que no todos los alumnos que asisten a clase acuden diariamente a él. Quien tiene mayor tránsito y protagonismo en una escuela de danza es sin duda, el aula. Pero incuso hasta en la propia sala hay diferencias, porque no se utilizan todas sus instalaciones por igual.

Para trabajar en las barras, partimos de una edad por lo que los pequeños no las utilizan. Así que, lo que se utiliza diariamente por todos los alumnos de danza que asisten a las escuelas en todo el mundo, no cabe la menor duda de que son: tanto el piso como los espejos.

Centro de Danza Sandra Santa Cruz_Instalaciones_Aula de Danza

Impolutos

La limpieza del aula de danza es necesaria no solo por la higiene. No se puede aprender bien, si cuando te miras al espejo para corregirte tiene huellas de manos, siluetas de espaldas pegadas o el vaho del sudor, es más, incluso pueden distraer a los bailarines.

Respecto al suelo, es cuestión de higine. En cada clase nos acostamos en él para calentar y para estirar al finalizar, de ahí que la limpieza del suelo sea crucial. Por otro lado, gran parte del trabajo de Predanza, tanto Predanza I como Predanza II, se desarrolla  básicamente en el suelo. De ahí que sea crucial su extrema limpieza, no debemos olvidar, la facilidad que tienen los niños en llevarse las manos a los ojos y a la boca.

Por este motivo, en nuestro Centro no permitimos que nadie pise la sala con zapatos y obligamos a tomar las clases de Funky con zapato de baile: sneaker, jazz, etc. Es antihigiénico utilizar simultáneamente playeras de andar por la calle para bailar.

Aunque cada escuela de danza tiene su propia normativa, no cabe la menor duda que: baños, espejos y piso deben estar siempre impolutos.

Creo firmemente que los profesores debemos ser los primeros en dar ejemplo, respetando las normas y cumpliéndolas ya que van en beneficio del colectivo y deben ser absolutamente para todo el mundo sin excepciones, ni siquiera para nosotros.

Puedes conocer nuestro Centro a través de nuestra historia.

En el siguiente post hablaremos de la intimidad.