El moño nos plantea dos problemas en nuestra carrera como bailarinas. Al principio se convierte en una asignatura pendiente el simple hecho de que tu moño, «debe aguantar toda la clase». Posteriormente, nos enfrentaremos a un paso superior y es que esté «perfectamente formado».

Foto de una bailarina del Centro de Danza Sandra Santa Cruz mirándose en un espejo mientras las manos de otra le pone un lazo en el moño

Muchos conocen que el moño es una de las prioridades en la técnica clásica, pero ¿sabes por qué es tan importante? Pues porque es necesario para girar cómodamente y por lo tanto, ¡girarás mejor! Ni que decir tiene, que cuando las alumnas de danza conocen su razón, ¡le prestan más atención!

Pueden apreciar un moño de ballet perfecto en esta fotografía. Fue tomada a Miriam Betancor, miembro de la Compañía de Danza Sandra Santa Cruz, durante los preparativos del espectáculo La Fille Mal Gardée. Y realizada por Miguel Tacoronte, alumno del Centro de Danza, en el camerino del Teatro Víctor Jara de Vecindario.

El moño de ballet es una de las primeras complicaciones a las que se enfrentas las estudiantes de danza clásica. Y como muchos saben ya por pura experiencia, trae de cabeza tanto a las bailarinas como a sus padres. Por lo tanto, es una lección que agradecerás aprender cuanto antes.

Como nos encontramos a principio de curso con incorporación de nuevo alumnado al Centro, ¡eso es lo que vamos a enseñar!

Esperamos que este vídeo tutorial te ayude en su aprendizaje y si aún te quedara alguna duda por resolver, te ofrecemos más información.

Truco

¡Cuidado dónde sujetas las horquillas si no quieres que tu moño desaparezca a mitad de clase! El truco es sujetar el moño a la cabeza y no al rulete que forméis con el pelo, que es donde lo enganchan todos los no saben hacerlo. Además, debes contar con todos los materiales necesarios: coletero, horquillas y redecilla. Si tienes flecos o el pelo corto, necesitarás también de algunas trabas. Como todo, su técnica se obtiene con mucha práctica.

Por experiencia, para evitar que se rompa la redecilla, recuerda que lo más importante es colocarla y quitarla siempre al final, asegurándote que no esté trabada por alguna horquilla y guardarla siempre en la bolsita.

 Y si te atreves… ¡hazlo tú misma!

Privacy Preference Center